lunes, 29 de mayo de 2017

Luna de miel en el Hotel California




Hace poco más de 20 años, el 16 de enero de 1997, puse el punto y final a mi primera novela, una cosita bastante infumable y pedante llamada 'Luna de miel en el Hotel California', debidamente escondida ahora en lo más profundo de armarios y carpetas. Iba, como no podía ser de otra manera, de tremendismos juveniles, de la sensación terrible que te aplasta a los 20 años de que todo eso que has estado esperando desde que tenías 14, 15 o 16 años y que la vida adulta te iba a regalar con la mayoría de edad era una patraña. Cambia el calibre de las frustraciones, se acumulan en todo caso. Año tras año.

Lo terrible es que ni lo sabes en ese momento. Por eso, la novela no era tan sesuda ni existencial. Lo que sí era un ladrillazo importante: porque empezaba yo a leer en serio y me daba por enlazar páginas y páginas de párrafos sin punto y aparte, en una triste emulación de la narración río/monólogo interior. En el fondo, la historia era una especie de 'Amor a quemarropa' en Madrid: chico solitario conoce a chica peligrosa y huyen en una sola noche en un amor imposible, con cierto toque fatalista, bajo la influencia satánico/maldita de la canción que da título a la obra.  

La había comenzado el 13 de septiembre de 1995 a bolígrafo en un cuaderno de anillas de tamaño folio en la tienda de zapatos que mis padres tenían en San Fernando, a pocos meses de empezar el tercer curso de la carrera de Periodismo. Durante aquel año, aprovecharía las clases para seguir escribiéndola a mano mientras alguien hablaba de redacción o dábamos por tercer año consecutivo el artículo de la Constitución que habla de la libertad de expresión... y luego la pasé a máquina en un viejo aparato eléctrico (entonces era toda una innovación para escritores). Es decir, la escribí de principio a fin dos veces (en el camino se cayeron capítulos enteros, de hecho).




Lo que sí hubo desde el primer momento fue intención de añadirle banda sonora. Y eso hice: cada capítulo tenía como título una canción. En aquella época sin internet la cultura musical de cada uno dependía de su familia, amigos, círculo de universidad... lo que cayera cerca, oyera en una radio o viera en una película. Así que hay obviedades de veinteañero universitario (ese Silvio), canciones que han envejecido bastante mal y otras que son, todavía hoy, indispensables en mi BSO personal.

¿Que por qué cuento todo esto ahora? Porque en menos de 24 horas (martes, 30 de mayo, a las 20:30 horas en la Beer Station de Madrid) presento mi segunda novela publicada, 'La Dama Blanca del Mississippi', tan distinta pero hermana al fin y al cabo de su precursora de hace 20 años. 

No sólo por el uso de canciones en una novela... qué va...

Quieras o no, somos lo que somos (que dice Tennyson).

Salud.   


You're so cool (Hans Zimmer)



Hotel California (The Eagles)



Ordinary World (Duran Duran)



Paint it black (The Rolling Stones)



Connection (Elastica)



Runaway (Del Shannon)



Listen to me (Texas)



Wicked Game (Chris Isaak)



No one said it would be easy (Sheryl Crow)



The unforgettable fire (U2)



Ojalá (Silvio Rodríguez)


lunes, 22 de mayo de 2017

Por un puñado de razones



Atardece sobre Nueva Orleans.


De todos los libros que se han escrito y adornan miles y miles de estanterías, ¿por qué elegir ‘La Dama Blanca del Mississippi’? Admitiendo que lo que sigue a continuación es un alegato sin abuela e indecorosamente un artefacto publicitario, os pongo unas pocas razones aquí abajo, sin un orden definido ni premeditado…

1)      Porque a todos, en algún momento de nuestras vidas, nos ha gustado una novela/película/cómic de aventuras. Ya sabes: acción, rescates, persecuciones, duelos, misiones suicidas (o imposibles), un poco de romance (pero no mucho, que se quejaría el niño de La Princesa Prometida), buenos que tienen defectos, malos que tienen virtudes. Todos echamos de menos lo que tanto nos hacía disfrutar de niños.

2)      Porque puede que no te apetezca leerla, pero la puedes escuchar (aquí, su banda sonora al completo) y quizá escuchándola encuentres alguna razón más para leerla y así hacer feliz a las editorial Cazador de Ratas (a través de su colección Licenciado Vidriera) que ha apostado por ella.

3)      Porque habla de Trump. Bueno, no exactamente. Habla de los Estados Unidos de principios del siglo XIX, cuando se labró su fama Andrew Jackson, un militar del que ahora escriben muchos medios para compararlo con Trump. Fue el primer presidente sureño y fue un populista en toda regla; también masacró a los indios y hay quien le acusa de sembrar unas pocas cosechas de lo que luego brotó como Guerra Civil. Pero antes de todo eso, a comienzos de 1815, lideró la resistencia de Nueva Orleans ante un masivo ataque inglés e impidió la reconquista británica de los Estados Unidos.

Lugar de la Batalla de Nueva Orleans.


4)      Porque seguramente no sabías que los ingleses, en aquella otra Guerra de 1812 al otro lado del Atlántico, llegaron a quemar la Casa Blanca.  

5)      Porque también habla de cómo Cádiz, después de haber sido el centro de la España moderna, la que había redactado una Constitución bajo la influencia directa de la Revolución Francesa, comenzó su condena de ciudad abandonada y castigada por las instituciones.

6)      Porque Cádiz y Nueva Orleans son tan parecidas: calamidades, pobreza secular, alegría de vivir en forma de música y Carnaval, buen humor. Castigo y resistencia. Desesperanza y esperanza. Morir o vivir.

7)      Porque, como dice la propia novela: “Hemos venido aquí a hablar de leyendas, siempre de leyendas. Porque, cuando la leyenda se convierte en un hecho, hay que contar la leyenda; porque, al final, no importa tanto el hombre que mató a Liberty Valance, sino la historia imposible que el destino forjó”.



PD: recuerda que puedes pedirla en cualquier librería, aunque tengo pruebas reales de su presencia en Cádiz (Quorum) y Méndez (Madrid) y la puedes pedir aquí: http://www.cazadorderatas.com/producto/la-dama-blanca-del-mississippi-un-horizonte-rock/

También la presento en Madrid el 30 de mayo, a partir de las ocho y media en Beer Station (Cuesta de Santo Domingo, 22) y el 4 de junio en la Feria del Libro de San Fernando.

lunes, 8 de mayo de 2017

Lista de canciones para una Dama



Poned la música alta, que allá vamos con la lista de canciones que sirven de banda sonora a 'La Dama Blanca del Mississippi'... y sí, son todas en castellano (hay una instrumental, con nombre en castellano, eso sí) porque sí, porque tocaba esta vez escuchar sólo música de aquí...

A disfrutar...

Pista 1: Insurrección (El Último de la Fila):



Pista 2: Mi nombre es Juan Antonio Cortés (La Frontera)



Pista 3: Cuando fuimos los mejores (Loquillo)



Pista 4: Viento de cara (Supersubmarina)



Pista 5: La milonga del marinero y del capitán (Los Rodríguez)



Pista 6: Anabel Lee (Radio Futura)



Pista 7: Lo que no está escrito (Jaime Urrutia)



Pista 8: En el disparadero (Quique González)



Pista 9: Nubes con forma de pistola (091)




Pista 10: El Gatillo (Calexico)



Pista 11: Maldita dulzura (Vetusta Morla)



Pista 12: Cementerios (UBHS)

(La versión de estudio la podéis escuchar en soundcloud)



Pista 13: La pena o la nada (Nacho Vegas)



Pista 14: Tierra (Xoel López)



Pista 15: La leyenda del tiempo (Camarón)



Pista 16: Si volvieran los dragones (Joaquín Sabina y Fito Páez)



Pista 17: Si te vas (Extremoduro)



Pista 18: Vámonos (Chavela Vargas)


Bonus track: Siempre (al abandonarnos) (Duncan Dhu)

(Siento la versión: en YouTube no está la versión original por derechos de autor)